miércoles, 27 de agosto de 2014

Muerte de Manito Fonso deja un vacío en Hato Mayor

Fue uno de los personajes pintoresco más atrayente de Hato Mayor en las últimas tres décadas

MANUEL ANTONIO VEGA

HATO MAYOR.- Sin hacer alarde de curandero, sino de médico naturalista, Alfonso Astacio (Manito Fonso), quien muriera el pasado sábado arrastrado por las aguas del río El Naranjo, en El Seibo, fue uno de los personajes más pintorescos y llamativos en las últimas tres décadas en Hato Mayor.Desde siempre se destacó como comprador de pieles de vacas para la confección de calzados, carteras y sillas para caballos.

Era un ser peculiar que se destapó en agosto del 2011 como el “Profeta” que curaba la demencia humana, solo utilizando como materia prima bebidas alcohólicas, asegurando que llegó a sanar cuatro enfermos mentales  en Hato Mayor.
Practicaba el curanderismo y la medicina natural, llegando a asegurar, que además de la demencia, curaba otras enfermedades que afectan la vida normal de los seres humanos.
“He sido bendecido por Dios, curar y sanar gente es mi misión en la tierra, por eso no cobro porque mi poder de sanación me fue dado para ayudar”, llegó a narrar a la prensa local, alcanzando titulares en prensa digital del país por su trabajo de curandero.
Alfonso Astacio, era además de comerciante, hacendado y llegó a ser propietario del famoso bar restaurant “La Guiri” en la década de 1980.
“Soy rico, no necesito dinero, ayudar a la gente es lo quiero”, decía a sus clientelas que le visitaba en su casa de la avendia Independencia, en el sector Media Chiva, al sur de Hato Mayor.
CURABA DE TODO
Sin haber ido a la universidad a estudiar medicina, aseguraba que curaba la terrible enfermedad intestinal conocida como cólera, que ha mató a cientos de haitianos, así como el Síndrome de Inmundo Deficiencia Adquirida (SIDA), el cáncer y otras dolencias que afectan la vida humana.
Para enfrentar los quebrantos, incluyendo el cólera, el curador utilizaba como materia prima, plantas de tierra, que asegura es donde se encuentra la verdadera medicina, así como melaza.
Hay quienes aseguran en Hato Mayor, que se curaron de Cirrosis Hepática, Cáncer de hígado y la Próstata.
Era un personaje de voz sonora pero fañosa, baja estatura y gordito y desde pequeño siempre usó sombrero, que lo hacía un ser llamativo en la ciudad.
“He sanado a muchas mujeres que padecen de dolor menstrual y otras con dolores de columna”, llegó decir.

Hubo un momento que la gente busca más a Manito Fonso en Hato Mayor, para curarse de cualquier dolencia, que visitar las clínicas y hospitales, porque aseguraban mejoraban su estado de salud con las tisanas y pócimas que le regala.

SAN PEDRO DE MACORIS SE CONVIERTE EN RIO EN TIEMPO DE LLUVIAS

IVÁN SANTANA
San Pedro de Macorís. Luego de los torrenciales aguaceros que se registran desde el pasado fin de semana, numerosos barrios de esta ciudad permanecen inundados y parte de sus residentes fueron evacuados.

martes, 26 de agosto de 2014

Atacando.net alcanza 3.6 millones de visitas

MANUEL ANTONIO VEGA
HATO MAYOR.- El portal digital Atacando.net se está poniendo adulto al superar más de 3 millones 618. 351 visitas.
Dirigido por el veterano periodista, Manuel Antonio Vega, ha crecido contra todo pronóstico, es al propio tiempo una de la página más visitada en la Web por dominicanos residentes en otras latitudes, especialmente hatomayorenses, que la tienen como la fuente principal, para enterarse del día a día de los que aconteces en Hato Mayor.
Atacando.net es reconocido en cada rincón de República Dominicana y otros países que se suman a seguirlo y apoyarlo, por la forma de enfocar las noticias y reportajes sobre ecoturismo y protección al medio ambiente, así como los reportajes de carácter humano y social que publica.
“No cabe duda que la forma de construir las noticias es lo que nos está llevando a liderar la nueva corriente informativa en la región Este”, apuntó Vega en una nota de prensa, motivado por el progreso que exhibe su portal digital, Atacando.net.
En www.livio.com, también Atacando.net está entre los principales blogs de provincias de la República Dominicana, ocupando un espacio en la portada de ese importante servidor.
Es portal que primero publica los hechos con notables detalles, ocurrido en la zona Este del país.

Los noticiarios de radio en la región y Santo Domingo, lo visitan con frecuencia para saber que está pasando en la parte oriental de la Isla Hispaniola.
Manuel Antonio Vega es un acucioso periodista con más de 30 años de ejercicio que ha laborado para imporante diarios dominicanos, enttre ellos Listin Diario, Ultima Hora, El Nuevo Diario y actualmente trabaja para Diario Libre y los periódicos Bávaro News y El Tiempo de Higuey. Además es corresponsal para COC Radio Noticias, de Radio Dial en San Pedro de Macorís.

Sepultan restos de ex fiscal de El Seibo


DR. RAFAEL CASTRO MERCEDES, ASESINADO
MANUEL ANTONIO VEGA

EL SEIBO.- Una gran manifestación de duelo constituyó aquí el sepelio del abogado y ex fiscal de El Seibo, Rafael Castro, asesinado de varias estocadas el pasado domingo en su residencia, en un hecho que aún investigan las autoridades judiciales y policiales.
Tras su asesinato, sus restos fueron velados en la funeraria Municipal, ubicada hacia la salida de Hato Mayor, donde abogados le hicieron una guardia de honor por espacio de dos horas.
El cortejo fúnebre partió el martes desde la funeraria a la iglesia Santa Cruz a las 3:45 de la tarde y al Cementerio Municipal,  a las 6:15, seguido por una gran multitud de abogados, personalidades, empresarios y funcionarios municipales y provinciales.
Entre las autoridades estuvo Raymond Carbucia, juez de la Suprema Corte de Justicia en la Sala Loboral, el fiscal Manuel Emilio Santana Montero, la diputada Kenia Mejía, el ex procurador de General de la República, Abel Rodríguez del Orbe, entre otras autoridades regionales, ligada al derecho y la justicia.
El panegírico fue pronunciado por Héctor Julio Berroa, del Colegio de Notarios de El Seibo, quien destacó las dotes morales, espirituales y profesionales del togado asesinado.
EL HECHO
Se recuerda que el ex fiscal, Rafael Castro Mercedes, fue asesinado la tarde del pasado domingo, mientras se encontrada en su residencia de la urbanización Palo Hincado de El Seibo, cargando con unos 6 mil pesos, una pistola y un celular.
El cuerpo presentaba una herida en el cuello y varias en tórax.

Sabana de la Mar, un rincón ecológico plagado de necesidades en el Este


MANUEL ANTONIO. VEGA


SABABA DE LA.- El único municipio de la provincia Hato Mayor con playas, bahía, poseedor de una vasta  y exuberante vegetación, con hoteles en las montañas de Los Haitises, club ecuestre, pero sigue siendo un pueblo  desconocido por el grueso de los dominicanos, debido a que está aislado del resto del país por el mal estado de las carreteras que acceden a este rincón ecológico del Este.
Las bellezas naturales que le adornan hacen contrastes con el abandono que exhibe el pueblo, con calles maltrechas y sin asfaltos, falta de un sistema sanitario, un hospital moderno  y que se le ponga atención a la producción de arroz y la pesca, principales renglones de la producción en la zona.
El transporte marítimo es tortuoso, ya que el muelle o embarcadero es afectado por un bajo calado, que obliga a remolcar los turistas y pasajeros que van Samaná en pequeñas hasta 300 metros de distancia, porque el bote no puede anclar en el muelle por los sedimentos arrastrados que deposita el río Yabón al norte del municipio.
Con una disposición política estatal que construya las infraestructuras requeridas para la explotación turística y el desarrollo de sus habitantes, este municipio no tiene porque envidiar a otras ciudades, por sus bellezas ecológicas y encantos marino-terrestres.
A Sabana de la Mar se llega por una encurvada carretera, que ahora está en construcción, bordeada de precipicios, que hacen riesgoso, pero a la vez fascinante su  trayecto por la espesa y exuberante vegetación  que la cubre.

Descubren una familia que hace vida cimarrona en Los Haitises


MANUEL ANTONIO VEGA 

LOS HAITIESES, Sabana de la Mar.- En la parte Este del parque nacional Los Haitises, rodeado de arbustos y enredaderas, durmiendo sobre pencas de yagua de palma real, expuesto a las picadas de mosquitos y arácnidos, muy alejado de la civilización malvive una familia con cuatro hijos, que se resiste salir del lugar por no tener un lugar digno donde vivir.
La “casa” donde habita Nicolás Santana (Mensito) y Margarita Franco y sus cuatro hijos, es un taburete o enramada forrada y techada con pencas de yagua, a la que el viento y las inclemencias del tiempo la han desaliñado o deteriorado, advirtiéndose que está a punto de desplomarse.
La piel de los niños se ha convertido en “piel de jabalí”, cubierta de una gruesa escama por el polvo y el poco aseo, que al parecer reciben. La Indigencia lo arropa.
Los hijos: Ana Iris, de 8 años; Miguel Ángel de 6; Miguelito de 4 y María Isabel de 3 años, no conocen el cuaderno y el lápiz, porque nunca han ido a una escuela y la más cercana está a 40 kilómetros en el municipio de Sabana de la Mar.
En la vivienda no hay sillas en que sentarse, por lo que los niños se pasan el día y la noche en el suelo, ya que duermen sobre yaguas, sin mosquiteros ni otra cosas que pueda protegerlo de las picadas de mosquitos y otras alimañas.
Los niños conocieron ropas en estos días, cuando Carlos López Calcaño (El Carnal), quien localizó la familia,  regresó de nuevo al lugar, movido por la condición de pobreza extrema en que viven, que duermen sobre yagua, los niños sin zapatos, ropas y falto de una buena alimentación.
Las necesidades fisiológicas las realizan en el bosque y el aseo escasea, porque hay que buscar el agua a distancia.
Cuecen los alimentos sobre tres piedras volcánicas, de las que abundan en la zona.
Nicolás Santana alcanzó un tercer curso de primaria, durante la Era de Trujillo, pero Altagracia nunca estuvo frente a una pizarra ni agarrar un cuaderno y lápiz para escribir.
Al parecer es vulnerable a las picadas de mosquitos, ya que le han puesto tunoso el rostro.
Durante la noche padres e hijos están expuestos a las picadas de mosquitos y arácnidos, porque duermen sin mosquiteros y sin amparo de otra claridad que no sea en tiempo de luna llena o las luces de luciérnagas y cocuyos que abundan en la zona.
Actualmente la jefa del hogar tiene ocho meses de embarazo y no sabe si es hembra o varón, porque les tiene fobia a los médicos.
EL ENCUENTRO
Luis Carlos López Calcaño, técnico del ministerio de Medio Ambiente en Sabana de la Mar, fue quien descubrió que esta familia vivía aislada de la civilización, cuando supervisando la zona buscando nidos del Gavilán de la Hispaniola, se encontró con el dramático cuadro que envuelve a esta humilde familia.
 “Esta gente vive en lo profundo de Los Haitises, más allá de la zona Llanada Grande, a unas tres horas a caballo, partiendo de la zona turística de Caño Hondo”, comentó López Calcaño, quien pidió al gobierno ir en auxilio de esa gente.
La familia se alimenta de víveres cultivados por Mensito, leche que da una vaca que tienen y de frutos silvestres que recogen en medio del bosque de la reserva ecológica. Conocen la carne cuando el jefe de familia logra atrapar un jabalí o guinea alzada con trampas rurales que prepara, para la supervivencia.
Comen arroz, carne de pollo o res, sardina, salami y huevo cuando el jefe familiar logra sacar algunos quintales de yautía y va al pueblo de Sabana de la Mar, a vender.
Cuando se agotan los fósforos, entonces, Mensito frotas dos rocas volcánicas, que abundan en la zona, para producir fuego.
Las niñas no conocen las muñecas y los varones los carritos para jugar, porque los pocos que consigue el padre son “para comprar algunas libras de arroz y mestura cada seis o siete meses, cuando vende yautía”
DOLOR DE CABEZA”
Mensito solo dice que le duele la cabeza cuando piensa en el futuro y la educación de sus hijos, esperando que “Dios ilumine a alguien y lo ayuda a salir del bosque y tener un techo seguro donde tener a sus hijos y esposa”.
 Las niñas de Mensito y Altagracia tienen deseo de estudiar para “hacernos doctoras para curar a papá y mamá y los vecinos cuando vivamos allá en el pueblo de Sabana de la Mar”.
Altagracia y Nicolás Santana son nativos de Sabana de la Mar, pero  él lleva  38 años labrando la tierra y en su visita al pueblo de Sabana de la Mar, conoció a la madre de sus hijos, a quien enamoró y conquistó para que se fueran al campo a vivir.
CERCA DE VIVIR EN EL PUEBLO
A esta familia de extrema pobreza la vida le puede cambiar de un momento a otro, ya que por gestiones del técnico del ministerio de  Medio Ambiente, Carlos López Calcaño, el cabildo de Sabana de la Mar, decidió ceder donar un solar en la calle Seibo, marcado con el número 105, donde con ayuda del gobierno, cualquier persona, empresa o institución decida ayudar a esta familia a tener un techo seguro y los niños puedan acceder a los estudios.
UBICACIÓN
La Llanada de Los Haitises es el centro de la reserva científica, donde antes del desalojo llevado a cabo por el presidente Joaquín Balaguer, en 1991, se cultivaba arroz, yautía y cacao
Era una parte muy poblada por campesinos que venían de otros pueblos del Cibao, que fueron llenando el cenagal, para cultivar la tierra.
Pocas personas en el municipio costero de Sabana de la Mar, distante a unos 40 kilómetros al Este de donde aguarda esta familia cimarrona, conocen de su vida silvestre y creen que es una leyenda, porque nadie podría sobrevivir en las condiciones narradas.
Para ayudar a sacar de Los Haitises y construir su casa a esta familia en Sabana de la Mar puede comunicarse los teléfonos  de Carlos López Calcaño (El Carnal) 829-8875885 y Alexis Vega 809-705-3364 o depositar en la cuenta 769.-663-451 del Banco Popular Dominicano